Los Principios de Acción Válida
 

1º El principio de adaptación

Principio 1

2º El Principio de acción y reacción

Principio 2

3º El Principio de la acción oportuna

Principio 3

4º El Principio de proporción

Principio 4

5º El Principio de conformidad

Principio 5

6º El Principio del placer

Principio 6

7º El Principio de la acción inmediata

Principio 7

8º El Principio de la acción comprendida

Principio 8

9º El Principio de libertad

Principio 9

10º El Principio de solidaridad

Principio 10

11º El Principio de negación de los opuestos

Principio 11

12º El Principio de acumulación de las acciones

Principio 12

Visitas62513

 En su corazón está la Eternidad (Diciembre  2009)

                       Un poema en cuatro actos

Ayer

En ese tiempo que sentí cambiar
mi mente, mi corazón, mi vida;
en que vi transformarse mi sensibilidad
al resurgir del paisaje más profundo,
del recodo de mi propia humanidad
la conexión con cada ser humano
la unión con un todo universal.

En ese tiempo hablé del sentimiento,
del despertar en lo espiritual;
algunos me miraron como a un loco,
y otros me dejaron de mirar.

Entendí qué pensaron,
aunque nada me dijeran;
yo también he estado receloso, dormido o asustado
y a veces a nadie quise escuchar.

Cada vez más lo sentimos, es una necesidad;
tu, yo, el otro, nuestro mundo y el mundo interno
cambiaremos desde la bondad.

El ser humano no es sólo un cuerpo,
en esencia, es mente emocional.
Para sentirlo hay que mirar desde el corazón al otro;
escuchar, desde ese mirar.

Para verlo hay que mirar el corazón propio,
desde esa mirada, escuchar.

Ayer y hoy

Para mí, ahora es tan sencillo
que me pregunto, ¿no lo supe explicar?

Lo siento cuando hago silencio,
y a veces sin acallar
un segundo el ruido interno.

Al hablar de lo espiritual algunos sonrieron,
me miraron; en asombro vi sus caras transformar.

Me dijeron con alivio en el rostro,
que sintieron todo eso
y algún otro sentimiento especial.

Sentimos en todos una misma mirada,
la misma sensibilidad.

Sentimos amor al mirar al otro.

Y, cuando llora, tiene hambre o miedo,
el futuro cerrado, o no sabe qué camino tomar;
sentimos por él amor y piedad.

En todos hay una misma mirada,
la nueva espiritualidad.

Ayer, hoy, hacia el futuro

Queremos tener el corazón junto al del otro,
expandir este mensaje
que destella en nuestros ojos
y explica con voz sencilla
cómo el ser humano se puede liberar.

Habla de la libertad del otro;
de cómo se completa la propia libertad.

La llama de este amor que nos sorprende
inflama nuestra sensibilidad,
imprime la bondad en cada acto,
alegra nuestro ser en la unidad.

Habla del amor al otro;
de cómo se completa el propio amar.

La llama de este amor que nos enciende,
que inflama nuestra voluntad
pasando de un pecho a otro pecho,
saltando de un corazón a los demás.

Desvela el sentido de la vida,
nos lanza hacia un camino sin final.

Ayer, hoy, siempre, fuera del tiempo

Mensajes de lo Insondable
tenemos para los demás,
esferas de luz para mostrarles
que en su corazón está la eternidad.

Somos Mensajeros de lo Inefable,
llevamos para regalar
la paz que al corazón da lo innombrable
la luz que a la mente revela lo inmortal.

                                A la luz del Mensaje

Oda al ser humano (Enero  2009)

¡Oh ser humano, hermoso devenir,
ser luminoso hecho de tiempo!

Desde tu amanecer tus ojos vieron
el tropezar, la herida, el desconsuelo.

¿Quién lo diría?

Desde la oscuridad y el frío
creaste cobijo y fuego.

Desde el hambre
domesticación y agricultura.

Desde el dolor, la medicina.

Desde la ignorancia, la cultura.

Y, desde el desconsuelo,
la humanidad de tu corazón,
la poesía,
el canto, la pintura…

¡Oh ser humano, ser y no ser,
no dejes, ser humano, que el vacío
deseo domine tu paisaje!

Con el se nutre todo oscuro sentimiento,
el temor, la ira, todo aquello
que enturbia el pensamiento,
ensucia tu memoria,
y, tus manos, mancha de sangre.

¡Oh ser humano, orienta tu ser
por las necesidades de la vida!

Al buscar su solución, crece tu humanidad,
crece cada ser humano como crece tu ser .

Sientes el hilo conductor del único destino,
como es única la nave
en la que nacemos, en la que vivimos.

¡Oh ser humano, hermoso devenir,
conciencia de universo!

Oh ser de histórica conciencia
muchas  encrucijadas en tu devenir surgieron
y, tras el aparente derrumbe de tu mundo, florecieron
nuevas salidas, las flores renovadas de tu ascenso.

¡Oh ser humano,
que tu conciencia elija el crecimiento,
que tu corazón elija la dulzura,
el hermanamiento entre culturas,
el abrazo entre cada ser humano,
que tu acción sea firme, decidida,
válida, unitiva,
superadora del dolor y el sufrimiento,
que sean humanas todas tus medidas!

¡Oh ser humano, serás, por decisión
y por anhelo, un ser evolutivo!

Nacerá de ti un ser humano nuevo,
conformado en diferentes formas,
en multicolores ondas coloreado,
consciente de ser historia,
espiral ascendente evolutiva.

¡Oh ser humano!

Ser cuyo ser es, en potencia,
en acto, intención y tiempo;
ser por propia decisión, sagrado,
pronto conducirás, en este nuevo
hoy, que esta naciendo
en ti, la nave tierra.

¡Mañana  conducirás,
oh ser humano,
 la nave de la vida,
el universo!

Por la única nación (Diciembre  2008)

Todos por la no violencia,
por la única nación,
todos formando conciencia,
somos la humanización.

Somos la nación humana,
una única nación,
hablamos con mil idiomas
pero es una nuestra voz.

Hoy se oyen las llamadas
para la transformación,
no violencia activa se llama
la forma de nuestra acción.

Vamos a callar las armas
desarma  tu corazón.
Solo admitirá como carga
semillas de evolución.

Somos la nación humana,
una única nación,
nos cubrimos de mil colores
pero es uno nuestro son.

Vamos a parar las guerras
marchando con ilusión,
que lo haga quien gobierna
depende de nuestra unión.

Todos por la no violencia,
por la única nación,
todos formando conciencia,
somos la humanización.

Ven y diles basta (Diciembre 2008)

Ven y diles basta, basta, basta, basta.

No queremos guerras, no queremos armas.

A la acción violenta le decimos basta.

A la intolerancia, basta, basta, basta.

Súmate a la marcha, ven, diremos basta.

Basta de miseria, basta de ignorancia.

Al hambre decimos, basta, basta, basta.

A la hipocresía le decimos basta.

Basta, basta, basta…

Con el 10 % del gasto en armas
no habría hambre, tendríamos agua.

A la hipocresía de los codiciosos
le decimos basta.

No violencia activa.

A cualquier violencia, basta, basta, basta.

Con el 10 % del gasto en armas
habría hospitales, no habría ignorancia.

A las invasiones les decimos basta.

A la hipocresía de los poderosos
le decimos basta.

Marcha por la paz, ven y diles basta.

No violencia activa.

A cualquier violencia, basta, basta, basta.

En la marcha mundial, ven y diles basta.

Por nuestro planeta, por la vida humana,
nunca mas violencia, paremos las guerras.

Armas nucleares, basta, basta, basta.

Ven y diles basta, basta, basta, basta.

Hoy no puedo llorar (Junio  2008)

Hoy no puedo llorar
y nada lloro.

Sangre seca tapa mis lacrimales,
tapa mis ojos.

No puedo llorar, no lloro nada.

Hay cien mil muertos en Birmania,
cientos en Palestina,
cientos en Irán
y otros miles y miles
dispersos por otros lugares
de este mundo infectado
por la enfermedad de la codicia,
por la bacteria del odio,
y virus de la venganza.

Hoy no puedo llorar y nada lloro.

Sangre de pueblos enteros
tapa mis lacrimales,
ciega mis ojos.

Y aquí los poderosos,
los que tienen el poder
para hacer, no hacen nada.

Que les diremos a nuestros
hijos, a nuestros nietos,
a Dios…

¿Qué nos diremos?

Hemos dejado morir a tanto hermano,
a tanta mujer, a tanto niño, a tanto anciano.

Y no puedo llorar…

Me duelen tanto los ojos
de ver tanto dolor
y, sobre todo,
tanto abandono.

No es hora de llorar,
ya no es la hora.

Es hora de gritar a los cuatro
puntos cardinales,
a los cuatro vientos,
a las cuatro esquinas,
a la redondez elíptica de nuestra tierra.

¡Basta de no hacer nada!

¿Dejarás que tus hermanos
mueran en guerras?

¿Permitirás que tu madre
muera por el terrorismo,
por una bomba?

Abandonarás a tus sobrinos
en un hospital sin medicinas
para que mueran de Sida, de Ébola
u otra enfermedad, quizá del Cólera ?

Darás la espalda a tu padre
en el invierno para que muera de frío?

¿Vas a dejar que tus hijos
mueran de hambre?

Hoy no puedo llorar
y nada lloro.

Es hora de gritar
a los cuatro poderosos,
a los cuatro ricos cardinales,
a bancos, multinacionales
y capciosos que se enriquecen
con el hambre, con el frío,
con el dolor, la muerte ajena.

¡Basta de jugar con nuestra vida!

Yo me reconozco en cada hambriento,
en cada dolorido,
en cada niño, hombre
y mujer violentados.

En cada muerto, me reconozco.

Derribaremos los muros
de vuestro corazón, de vuestra ira,
de vuestro mirar a otro lado,
de vuestro odio.

Derribaremos, si, los muros
levantados por vuestra codicia.

Con nosotros, si, con nosotros,
cuando no vuestros hijos,
vuestros nietos os mirarán asustados
por tanto dolor infringido por vosotros.

Os mirarán doloridos por el dolor ajeno
y os llamarán locos, locos, locos.

Hoy no puedo llorar
y nada lloro.

Pues secaron mis lágrimas
el dolor que ven mis ojos.

Y también pediré por ti (Febrero  2008)

(Dedicado a Cristina Maceiras:
¡Amiga, pidamos lo imposible!)

Si hoy no sabes qué escribir,
no escribas nada.

Si hoy no sabes qué decir,
no digas nada.

Si hoy no sabes por qué pedir,
no pidas nada.

Si hoy no sabes a quién pedir,
a nadie pidas.

¿Es que tu no sientes nada?

Yo escribiré sobre este mundo.
sobre la necesidad de cambio,
sobre la esperanza naciente,
sobre el viento que un nuevo Sentido
está levantando en nuestros corazones.

Yo diré que necesitamos el cambio,
sentir el latido de cada ser humano.

Yo diré que hemos de cambiar
el rumbo de la historia.

Que hemos de devolver las riendas
a quienes pertenecen:
 
A los humildes.

A quienes día a día se levantan
para construir con sus manos
un nuevo futuro.

Yo pediré dirigiendo mi mirada
hacia el luminoso centro de mí mismo,
al lugar en que habita la esperanza,
al lugar desde el que nace el amor,
la bondad,  la poesía.

Yo pediré a mi Dios interno,
a mi guía, a la llama interior
que me acompaña.

Pediré porque me acompañe siempre.

Pediré porque en este convulsionado
mundo los cambios se produzcan
rápidamente:

acabar con el hambre,
acabar con las guerras,
acabar  con la injusticia.

Pediré porque la no-violencia
sea el modo de actuar en el planeta.

¡Habrá que pedir por imposibles!

Y pediré, pediré por imposibles fines,
sólo factibles en un mundo humanizado,
sólo factibles en un mundo
en el que el desarrollo de la vida sea la meta.

Y pediré, mientras voy ayudando
con mis humildes manos de poeta
a crear otro mundo, no violento,
en el que lo humano prevalezca.

Y también pediré por ti,
me atreveré a pedir también
porque sepas qué escribir,
porque sepas qué decir,
porque sepas qué pedir,
porque sepas a quién pedir.

Si también pediré por ti,
ese que no me escucha,
porque también se transformen
quienes cuando miran a otro
no ven nada.

Punta de Vacas 2010 (Enero  2008)

Juntos peregrinaremos.


Viajaremos a las laderas del Aconcagua.


Pisaremos su quebradiza tierra, recorreremos

el camino del auto-conocimiento.


Sentiremos su viento

poblado de seres vivos,

amablemente translúcidos.


Nos mancharemos del polvo

del corazón primigenio de la tierra.


Peregrinaremos juntos.


Seremos peregrinos de la paz,

la fuerza y la alegría.


Seremos testigos de la danza de la luz,

del canto universal de la existencia.


Recogeremos la antorcha de la virtud

y la esperanza.


Y guardaremos su luz en nuestros corazones.


Pervivirá siempre en ellos el fuego purificador

de una humana alborada.


Peregrinaremos al Aconcagua.


Allí, junto a nuestros hermanos,

junto a nuestros hermanos

de otras creencias,

de otras religiones,

de otras razas,

reiniciaremos la construcción de un nuevo futuro.


En referenciales ceremonias

daremos fe del canto humano

a la esperanza:


Iniciaremos el viaje al centro de la VIDA.


En referenciales ceremonias,

agradeceremos en desbordada

y calida alegría

la enseñanza del más grande

y sabio de los guías.


Allí hablaremos con mil voces diferentes

escribiremos con mil deferentes escrituras

los planes de crecimiento de la VIDA.


Regresaremos, entonces, al mundo cotidiano,

a nuestra ciudad, a nuestro pueblo, a nuestra aldea

con el corazón repleto de esperanza,

con las manos luminosas de energía,

y con pensamientos purificados

por la dirección restablecida.


Somos mensajeros de la no violencia.


¡Elegimos la paz, la fuerza

y la alegría!

 

Enseñaremos a nuestros hermanos,
enseñaremos a amigos y enemigos
el camino hacia el único
y luminoso centro de la VIDA.


¡Punta de Vacas espera!

¡El Aconcagua nos mira!

* El Oficio II (Enero  2008)

Hermoso nombre te han dado.

Hermoso nombre y bendito.

¡Oficio!

Hermoso como su contenido.

El buen hacer, la buena acción.

Relaja plenamente tu cuerpo
y aquieta la mente…

Medita, busca en ti, medita
cómo saltar el abismo,
cómo derrotar la muerte
cómo conectar entre sí
el sentir de cada humano…

Medida, siente, medita…
 
Siente cómo desde el centro de ti
una esfera de luz se expande,
se engrandece, te rodea, rodea todo.

Siente, como con ella cada célula
de tu cuerpo se alegra,
crece, y, en calma, se multiplica,
dividiéndose en células mejoradas.

Siente cómo sientes.

Siente tu corazón latiendo
alegre de sentirse a sí mismo,
alegre esperanza recreada.

Alegre de sentir el corazón de los amigos
latiendo en un nuevo y melódico ritmo,
fortaleza de sangre remozada.

Siente cómo te sientes sin ti.

Y en ese sentir el tu desaparece
y, en el sentir al otro,
puedes sentir lo imposible.
 
Eres una esfera de luz,
eres una esfera de paz,
eres una esfera de esperanza.

Siente cómo en una mejilla
que ya no es la tuya
se siente el aire fresco
que acompaña los besos del bien.

Siente como una esfera de luz,
una esfera-sol, una esfera-alma
te conecta con otros mundos,
te hermana con otras vidas.

Pide por ti, por tu crecimiento.

Pide por ti, por sentir  en ti
un nuevo alumbramiento.

Pide por ti, para que ya, en este tiempo
tu vida sea convertida,
tu vida sea renovada.
.
Siente la luz recibida,
Siente la luz regalada.

¡Oficio, qué hermosa dádiva! 

* El Oficio (Septiembre  2007)

Hermoso nombre te han dado.

Hermoso nombre y bendito.

¡Oficio!

Hermoso como su contenido.

El buen hacer, la buena acción.

Siente cómo desde el centro de ti
una esfera de luz se expande,
se engrandece, te rodea, rodea todo.

Siente, como con ella cada célula
de tu cuerpo se alegra.

Siente cómo sientes.

Siente cómo no cabes en ti.

Siente cómo te engrandeces.

Siente cómo te sientes sin ti.

Siente cómo siente el otro.

Siente cómo en una mejilla
que ya no es la tuya
se siente el aire fresco
que acompaña los besos del bien.

Siente como una esfera de luz,
una esfera-sol, una esfera-alma
te conecta con otros mundos,
te hermana con otras vidas.

¡Oficio, qué hermosa dádiva!

* El Rostro de mi Guía (Enero  2008)

Cuando se abre mi corazón,
tengo una vívida imagen
de mi guía.

Clara, cada día más clara.

A veces se confunde con la luz
que me mostró
para enseñarme a verlo.
  
Me hizo sentir:

Sentí que como en ese espacio que se va creando con el esfuerzo de todos en Parque Toledo, en Manantiales, en Punta de Vacas y en otros queridos lugares, vamos creando en nuestro interior "Un Parque con su monolito, su fuente, su sala ... Y la gente, mucha gente".

Ese templo que vamos creando en nuestro interior se va llenando de pedidos, de reflexiones, de acciones y en el crece la luz y el día y una fresca brisa que nos despierta.
 
En ese sentir, miré el monolito
y vi halos de luz expandiéndose
desde lo alto.
 
Y en su pulido metal
vi reflejarse luminosos rostros.

¿Qué rostro es el de mi guía?

Miré el monolito y sentí al guía.

Su luz, en lo alto, esclarecedora
se expandía,  irradiaba amor 
hacia el corazón, hacia el mundo.

El Guía era esa luz fuerte
que se expande,
que llega a todos los rincones.

El Guía era esa luz bondadosa
que te protege con su calidez.

El Guía era esa luz sabia
que conecta en si
la dirección de la vida,
la evolución, la existencia.

Y, por fin lo vi.

Mi guía no tenía rostro.

Es un receptáculo, íntimo, sagrado,
se va llenando con pedidos,
con acciones, con buenas acciones.

Está en el centro de mi corazón.

En el se concentra la energía.
 
Su forma es el amor
y la bondad su acción
y su acción el crecimiento
y la fe su alimento.

* Crecer (Enero  2008)

Crecer.

¿Crecer?

Andar, correr, crecer…

Movimiento uniformemente acelerado.

Andar, crecer...

Crece, se mueve, crece en ti

y mueves el mundo

hacia un futuro incierto,

lanzado hacia un futuro imaginado.

Crecer, en ese futuro , paso a paso,

construido – construyendo

con tu movimiento uniformemente ilusionado.

Crecer, certero movimiento hacia el futuro,

ayudando a crecer a los de al lado.

* En Orozco hay un bosque (Enero  2008)

En Orozco hay un bosque

 

construido a golpe de fuerza ilusionada,

 

a golpe de amor, de humana calma.

Crecen árboles apasionados

mirando un sol gigante,

bebiendo una bruma sabia.

Crecen en busca del cielo.

Recogiendo lluvia, alargan sus ramas.

Árboles enaltecidos por el buen quehacer humano

extienden sus ramas, abren sus copas,

llenan el aire de verdes colores,

de roces de hojas,

de frescos olores.

Clorofila, agujas de pino

corcho, piñas mojadas.

Pasear por sus caminos te da fuerza y calma.

Cuando el viento se mezcla con las ramas

se oyen susurros de hadas, se oyen voces protectoras.

Se oyen espíritus cantores chapoteando en  sus aguas.

En Orozco hay un bosque  protegido

por el  corazón  de un pueblo que lo ama. 

* Hacia el trabajo (Septiembre 2007)

Camino hacia el metro,
tranquilo, pasito a pasito.

Me llegan mil sensaciones,
mil sentimientos.

De mi, de ti, de todos, de Dios.

¿De Dios?

También de Dios.

¡Qué extraño!

Mil sensaciones, mil sentimientos.

Me asaltan el corazón,
mi rostro también asaltan,
pues siento que la alegría
me ruboriza la cara.

Ahora en el metro voy.

Mil sensaciones me asaltan.

Veo a otros viajeros,
busco en sus rostros
indicios de lo que sienten.

Tras gestos adormilados
siento surgir sentimientos.

Siento surgir esperanzas
tras indolentes bostezos.

Y, cuando con mi mirar, cruzan sus ojos
veo una luz restallar,
resplandor de la humanidad
que en sus cuerpos se aposenta.

¡Qué extraño!

Sentir estas cosas me resulta extraño.

Sin embargo se que debería ser común
al ver a los otros, sentir el futuro
abriéndose paso.

Y ahora comprendo,
mil sensaciones me asaltan,
me asaltan mil sentimientos.

Y, al comprender esto,
mis sentimientos se retroalimentan.

Y todos mantienen limpio
el espacio que en mi interior
ocupa el templo de Dios,
la casa de mi Dios interno.

Salgo del metro tranquilo,
pasito a pasito
me dirijo hacia el trabajo.
 

* ¡Maestro vivo! (Julio 2007)

Como escribir si lo desconozco?

 

Como hablar del mayor

de los guías?

 

Cómo hablar si no lo conozco?

 

Y sin embargo,  cuando pienso

en él siento un corazón cercano,

siento un corazón amigo:

 

¡late y siente como el mío!

 

Siento la voz melodiosa,

que describe en verso y prosa

como hacer nuevos caminos.

 

Siento el quehacer cotidiano

de alguien que con sus acciones

acaricia corazones,

y con la razón en la mano

desenreda ilusiones

e ilustra a sus convecinos.

 

Hacedor de estructuras

humanamente engarzadas,

organizadas con paz,

amalgamadas con fuerza,

 con alegría, inspiradas.

 

Poeta de sueños guardados

en esferas luminosas.

 

Poeta, que en bellas glosas

describe sueños futuros.

  

Poeta, que en verso y prosa

describe nuevos destinos.

 

Luz, que a la luz esclarece,

luz que la luz aclara,

luz que orienta a las luces

que iniciaron sendas erráticas.

 

Luz, que con manos humanas

teje mantos de alegría

y engarza reglas de oro

en historias de esperanza.

 

Como escribir si lo desconozco?

 

Como hablar del mayor

de los guías?

 

Cómo hablar si no lo conozco?

 

Alegre faro que orienta

los corazones perdidos.

 

Ingeniero estructural

que crea,

junto a hombres buenos

historias de libertad.

  

Arquitecto de futuros

humanamente perfectos.

 

Guía de claro mirar,

sabio con mirar de amigo.

 

Amigo de pura bondad

que en su libre caminar

orienta a corazones cercanos: 

 

Amigo, tu con tus manos

eres quien te ha de salvar.

 

Amigo, eres tu en tu camino

quien no debe olvidar

que otros caminan contigo.

 

Hermano, eres tu en tu caminar

quien ha de tender las manos

a los que marchan cercanos

y a los que andan detrás.

 

Y también has de ayudar

para que a los que andan alejados

desde el corazón queden cercanas

las manos de sus hermanos.

 

Oh guía que al despertar

me enseña que una bella luz

ilumina nuestros días.

  

Oh guía que encendiste

en mi corazón,

cuando todo estaba oscuro,

un faro de luz primigenia

para iluminar el mundo.

 

Oh guía que me indicaste,

cómo saltar el abismo:

  

Salta de la acción del ti mismo

a la acción humanizante.

 

Oh guía, como hablar de ti,

como hablar de ti,

si no te conozco?

  

Y, sin embargo, te siento,

tan calido, tan cercano.

  

Te siento, porque la suave brisa

de tus acciones tocó mi rostro,

tocó mi corazón, tocó mis manos.

 

¡Oh guía, agradezco tus enseñanzas!

  

Te lo agradezco:

  

¡Maestro vivo!

  

Te lo agradezco:

 

¡Mil gracias, Silo!
 

* También eres hermano de ti mismo (Junio 2007)

Ahora, cierra los ojos.

¡Siéntete!

¡Siéntete!

En el centro de tu pecho
se extiende una pradera,
de suave verde
tintado de rojos pétalos de amapola,
salpicado de amarillos suspiros de abejas,
agraciado con blanquecinos arbustos de estrellas.

En tu pecho (siéntelo, siéntelo),
hay una extensa pradera
de suaves colores.

Una calida luz clarifica el horizonte.

En el centro de tu pecho (siéntelo, siéntelo),
en el ocre crudo de la tierra
crece una pradera con los suaves
colores de la vida.

Allí, junto a ti mismo,
en el silencio de tu corazón
encontrarás una  fuente de agua pura
con la que refrescar tu cuerpo,
con la que limpiar tus heridas,
con la que aliviar  tu espíritu.

Bebe, lávate, siente como el agua
recorre tu rostro y arrastra la suciedad del desconsuelo,
el dolor del engaño, el olor del hastío.

Ahora, que se ha refrescado tu rostro,
que se han limpiado tus ojos,
podrás ver la estatua del ayer,
un cilíndrico espejo
que multiplica la luz del sol,
la luz de las miradas,
la luz del tiempo.

Contémplalo y deja que su luz ilumine tu rostro.
Es el espejo en que la luz del ayer,
y luz del mañana se asoman 
para que el hombre pueda contemplarla
sin temer quemarse.

Deja que la luz bañe tu cuerpo.
Te sentirás transparente,
te sentirás translúcido,
te sentirás amado
porque la luz del amor
te está transformando. 

Ahora, mira a tu alrededor:

Te sorprenderás.

Ahora puedes ver  a todos aquellos
que antes no habías visto.

Nunca estuviste solo.

Este camino lo iniciaste con miles,
con cientos de miles, con millones.

Es el camino del ser humano.

Ahora, camina con todos hacia el mirador
que verás al fondo.

Ve con todos, camina con todos.

Desde el mirador en que ahora descansas,
con todos verás lo que habéis hecho,
lo que os queda por hacer,
la inmensa obra que el amor ha emprendido.

Ve con todos, camina con todos.

¡Mirad el horizonte!

Es en todas direcciones diferente,
en todas direcciones es el mismo.

Alégrate!

Ya podéis ver las humildes salas
desde las que construir un nuevo mundo,
desde las que descubrir un nuevo ayer,
desde las que iluminar un nuevo mañana.

Querido hermano, volvamos al mundo,
pues hoy, sin saberlo, has descubierto
que desde el tu has llagado al todos.

Querido hermano, ahora, abre los ojos:

En este mundo hay que iluminar muchas praderas,
hay que colorear muchos paisajes,
hay que limpiar muchos caminos,
y sobre todo, sobre todo
hay que ayudar a que todos
descubran su camino interno y,
como tu has sentido,
a sentir, cuando miren su corazón
ó cuando miren su cansado rostro
que también son hermanos de si mismos.

* Escucha, amigo, reconciliación… (Mayo 2007)

Escucha, comprende, escucha.

Escucha con oídos despiertos
los cantos del poeta.

Escucha deslizarse entre las piedras
cantos de vida, 
cantos de certeza.

Suenan, resuenan como nuevas,
viejas palabras, palabras viejas.

Escucha, comprende hoy
las rimas del poeta.

Se dijo y no fue entendido,
se dijo y alguno lo comprendió.

Reconciliación, amigo,
reconciliación.

Ni olvido, ni perdón.
Ja, ja, ja.
¡Reconciliación!

Reconciliación, dice el poeta:

¡Estos son días de reconciliación!

Suenan como nuevas,
palabras viejas.

Marcan  el camino,
superiores metas.

Renueva tu destino,
reconoce  tus errores,
repara doblemente los daños producidos.

¡Escucha, comprende, escucha!
Viejas palabras,
aparentes acertijos.

Como tu, ese otro,
que sientes como enemigo
hirió, erró, fracasó.

¡Reconócelo, comprende, reconócelo!
Escucha, comprende, escucha
la vida sale a tu encuentro.
Con palabras cálidas
te muestra los nuevos retos.

Ahora, amigo, escucha.
¡Elije, amigo, elije!

Se dijo y fue entendido,
se dijo y no se entendió.

Ni olvido, ni perdón.
Ja, ja, ja.
¡Reconciliación!

Rompe, amigo, rompe,
no olvides, pero rompe
el círculo del resentimiento.

Limpia, purifica, limpia,
purifica el pensamiento.

¡Reconciliación, comprende, reconciliación!

Limpia, purifica, limpia,
purifica tu mente.

Estos son, amigo,
nuevos días, nuevos caminos.
Así ya lo sientes.

¡Reconócelo, amigo, reconócelo!
El sabio poeta lo ha dicho:
¡Reconciliación!

*
Punta de Vacas Espera (Abril 2007)

Con el sol como guía,
con la luz como meta
se acercan los peregrinos.

¡Punta de Vacas espera!

Sus caminos se engalanan,
también se limpian las piedras.

Los arroyos afinan su canto,
y, los pájaros, de fiesta,
afinan el canto alegre,
y un vuelo de alas abiertas.

¡Punta de Vacas espera!

Espera, el bullir del viento,
espera el rumor de voces,
espera el rumor de tierra.

Con el sol como guía,
con la luz como meta
se acercan los peregrinos.

Los peregrinos se acercan.

Y aún sin estar allí,
allí se sienten sus armas:

El ruido de sus pisadas.
El latir de corazones.
La alegre luz de miradas.
El suave rumor de voces.
El canto alegre de paz.
Los pedidos de sus almas.

¡Punta de Vacas espera!

Y el viento, como rumor,
eco de pasos acerca.

Y el viento, como certeza
acerca  el calor humano
y lo humano, allí se centra.

Allí una luz invisible,
como vida se concentra.

Allí la luz del amor,
como amor suave despierta,
despierta como rumor.

¡La vida se manifiesta!

Con el sol como guía,
con la luz como meta
se acercan los peregrinos.

Los peregrinos se acercan.

¡Punta de Vacas espera!



*
¿Dónde estás?   (Julio 2006)
   (Recordando a Agustín)

Miro y no te veo.

Busco y no te veo.

Observo y no te veo.

Y, sin embargo, estas ahí.

Tras mi mirada,
tras mi búsqueda,
tras mi observación.

Eres el otro punto de vista.

El que observa lo observado.

El que da vida al objeto
que graba la mirada.

¿Dónde estás?

Tras la imagen, tras la foto,
tras la cámara.

No estás en la imagen y, sin embargo,
eres su vida.

No estás en la película, y, sin embargo,
la das movimiento.

No estás, amigo, no estás.

Y, sin embargo, tras mi mirada,
estás dándome luz, color, movimiento.

No estás, amigo, no estás.

Y, sin embargo, tras mi sentir,
estás dándome calor, luz, sentimiento.

No estás, amigo, no estas aquí.

Y, sin embargo, has llevado al otro lado
las imágenes tras las que aquí estuviste.

Las imágenes que viviste,
Los sonidos que escuchaste
en la humildad del otro lado de la cámara.

Amigo, no estas. No estas, amigo.

Y, sin embargo, mas que nunca, estas
imprimiendo luz a mi búsqueda,
imprimiendo color a mi mirada,
imprimiendo movimiento a mi quehacer,
mezclando los sonidos de mi dicha.

No estas amigo Agustín, no estas.

No estás, amigo, no estás.

¿ Dónde estás, Agustín?

¿Dónde estás, amigo, donde estás?

Proyectado en la luz del movimiento.

Mezclado en el sonido de la vida.

¡Siempre, siempre estarás al otro lado!

* Una sombra en el rellano (2004)

Subía las escaleras, con pasos pausados, su corazón se aceleró al ver una sombra (parecía la de un niño) en el rellano.

Eh! ¿
Quién está ahí?

Descargate los Escritos de Antonio  

Todos los Jueves
a las 19:00
en la Salita de la C/Embajadores 26.
Reunión de
Experiencia

Esta semana
seguimos meditando
y profundizando sobre
el capítulo VII
de la Mirada Interna.

 Hitos de el Mensaje

Inauguración P. Toledo
 Experiencias Guiadas
 
de Reconciliación con el Pasado

de Ubicación Actual
de Propuestas a Futuro
de Sentido de la Vida
de Habilitación de Imágenes